2017
Der niederländische Künstler Ernst Kraft (Bloemendaal, (1952) hat sich in den letzten Jahren vorwiegend der Installation und der Buchillustration gewidmet. Nun kehrt er mit der Ausstellung ‘Paisaje Negro’ zur Malerei zurück. Es handelt sich um abstrakte Gemälde, die desolate, verlassene Landschaften suggerieren. Der Künstler, der seit 1989 in Málaga lebt, benutzt in diesen Werken eine Mischtechnik, bei der der Hintergrund aus mit Wachs aufgetragenen reinen Pigmenten und verdünnter Farbe angelegt wird, während die Zeichnug – mit Pinsel oder Spachtel – mit Akrylfarbe gemalt wird. Die zumeist in gedämpften, erdigen Tönen gehaltenen Werke charakterisieren sich durch dramatische Kontraste, die diesen Scheinlandschaften etwas Unheilvolles verleihen. Die Gemälde sollen den Betrachter zur Reflexion über seine eigene Wahrnehmung anregen. «Wenn man eine horizontale Linie sieht, assoziiert man sofort eine Landschaft», versichert der Künstler, der sich fragt, ob diese Werke nicht vielleicht eine Art von ‘Ce n’est pas un paysage’ im Sinne der Surrealisten sind, oder ob das Dargestellte überhaupt eine Landschaft sein will. Das letzte Wort hat der Betrachter, der frei ist, das Werk seinem eigenen Empfinden folgend zu interpretieren.
Beatrice Lavalle, Sur Deutsche, 1 Nov.2017


2017
(...) Así, el primer menú del Arteneo incluye una muestra colectiva con obras de Lope Martínez Alarios, Charo Carrera, Ernst Fraft, Pepe Ponce, Fernando Robles, Rafael Alvarado, Pedro Casermeyro, Sebastián García Garrido, Juan Ceyles, Rafael Heredia, Francisco Santana y el Colectivo Persona; una intervención en la escalera del edificio con los versos del poema La escalera del mismo Antonio Abad; una colección de fotografías silueteadas de escritores malagueños a cargo también de Pepe Ponce; las Cometas en el cielo realizadas por alumnos de la Escuela de San Telmo; y la instalación El Laberinto, del citado Ernst Kraft, que puede verse y recorrerse en el patio del Ateneo (espacio que, por cierto, acogerá próximamente una programación teatral (...)
Pablo Bujalance, Diario Málaga Hoy, 21 Sept. 2017 (Photo Pepe Ponce)


 

2017
Uit: Kunstproject 'een ontmoetingsplaats voor Leusdenaren'
(…) Ze (Margareth Degeling) heeft namelijk de Nederlandse kunstenaar Ernst Kraft (Bloemendaal, 1952) bereid gevonden dit als bijzonder buitenproject te realiseren in een parkachtige omgeving in Leusden. In het kader van maatschappelijk ondernemen, is de intentie ontstaan om dit kunstwerk, na voltooiing, te schenken aan de gemeente Leusden en al haar inwoners. Om dit project tot stand te kunnen brengen, is uiteraard medewerking nodig van de gemeente Leusden, waar het museum de plannen en technische details zal indienen in verband met het aanvragen van vergunning, een bijdrage in de materiaalkosten en dergelijke. 
ERNST KRAFT Beeldend kunstenaar Ernst Kraft woont al twintig jaar in Spanje, en heeft in diverse landen permanente landschapsinstallaties op zijn naam staan, onder andere 'Het Labyrint', geplaatst naast het gebouw van de Alzheimer Stichting in Léon (Mexico), 'La Casa de las dos Chimeas' (ofwel 'Het Huis met de Twee Schoorstenen') in Santa Rosa (Argentinië) en 'El Arbol de la Vida' ('De Levensboom') in de botanische tuinen van Malaga (Spanje). In Leusden zou het gaan om een te realiseren installatie, genaamd 'DUAT', wat staat voor de verbinding tussen hemel en aarde. Het betreft een object van beton en betonijzer in de vorm een spiraalsgewijze trap, waarvan een gedeelte zich boven en een gedeelte zich onder het aardoppervlak zal bevinden. Weersinvloeden en de verschillende seizoenen zullen hun invloed laten gelden op de installatie, waardoor deze er steeds anders uit komt zien. De bedoeling is dat 'DUAT' op organische wijze onderdeel zal gaan uitmaken van de Leusdense omgeving en van de natuur. ONTMOETINGSPLAATS ,,De sculptuur kan dienen als ontmoetingsplaats voor Leusdenaren, om stil te staan bij de prachtige groene omgeving'', aldus Margareth. Inmiddels heeft ze verschillende mogelijke locaties voor dit kunstwerk bezocht. Een paar plekken schieten eruit, waaronder één van de groene plantsoenen langs de Cohensteeg. ,,Hier komen dagelijks veel fietsers en wandelaars langs, zodat dit een prima plek zou kunnen zijn voor de wisselwerking tussen publiek en kunstwerk en tijdens het educatief project tussen publiek, kunstenaar en het zich ontwikkelende kunstwerk. Uiteraard zou 'DUAT' ook op een andere park locatie in Leusden gerealiseerd kunnen worden.''
Hans Beijer, Leusdener Krant, 04-02-2017


2016
Das gesammelte Grauen der Menschheit
’Las Crónicas del Kong’ behandelt die dunkle Seite des menschlichen Wesens 
Ernst Kraft schildert in seinem neuen Buch in Form einer Tierfabel die Verbrechen gegen die Menschlichkeit der Weltgeschichte.Anfang Dezember präsentierte der holländische Künstler Ernst Kraft im Kulturzentrum Ateneo in Málaga sein neues Buch ‘Las Crónicas del Kong’. Viele der Anwesenden, die das Werk des vorwiegend abstrakt und im Bereich der konzeptuellen Kunst arbeitenden Künstlers kennen, überraschte diese für sie unbekannte Facette. Dabei ist ‘Las Crónicas del Kong’ nicht das erste Buch mit Illustrationen, das Ernst Kraft herausgegeben hat. Doch im Gegensatz zu seinen beiden ersten Werken ‘Paco Pulpito’ (2004) und ‘Paco Pulpito y Matamoscas’ (2015), die sich an ein jugendliches Publikum richteten, handelt es sich hier – auch wenn die Tierillustrationen dies auf den ersten Blick nahelegen könnten – nicht um ein Kinderbuch. In Form einer Fabel spricht Kraft über Menschenrechtsverletzungen die sich in allen Epoche und in allen Teilen der Welt ereignen könnten, von der Hexenverfolgung über den Faschismus und die Slavenausbeutung bis hin zur Diktatur in Argentinien (LESE MEHR / read more
Beatrice Lavalle, 29.12.2016 - SUR DEUTSCHE AUSGABE



2016
La Casa de las dos chimeneas 
La Casa realizada por Ernst Kraft -artista holandés residente en Málaga- se encuentra en el Predio del Ferrocarril de Santa Rosa, (Marcelo T. de Alvear 179) Un tejado, dos chimeneas, 30º de inclinación sobre el suelo. 
El terreno, ganado a la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino, cuando cerró su conexión con Santa Rosa se transformó entonces en un parque escultórico. El conocido escultor pampeano Raúl Fernández Olivi invitó a Ernst Kraft para realizar una instalación, que se llevó a cabo en el 2010. Ambos se conocieron años atrás en una Bienal Rumana de arte contemporáneo y siguieron en contacto amistoso y profesional.
Hoy en día, la escultura se encuentra bastante deteriorada. Con el propósito de encaminar una solución, el autor -un artista comprometido con su producción-, brindó desde Málaga una entrevista a Telón Pampeano en la que traza un proyecto de reparación de la obra. 
Me hablarías de lo que simboliza y cómo fue el proceso de materialización de esta obra en Santa Rosa “Cuando Raúl me propuso realizar una escultura o instalación, dije sí en el momento. Me mandó fotos para darme una idea del sitio, y me puse a hacer una maqueta en mi taller. La idea me surgió de repente, como me suele ocurrir. Leí un artículo sobre el escritor Stevenson; sus ideas detrás de su historia de Dr Jackel y Mr Hyde me siguen fascinando, como metáfora de la vida y la muerte. La casa del escritor, cuando escribía esta novela, era justamente la casa de las dos chimeneas, como si de una casa, de un cuerpo, salieran dos personajes distintos, como los protagonistas de su historia. He conocido Argentina mucho antes, en los años 1973 al 75, viajando por gran parte de su territorio, desde La Plata hasta Ushuaia, y mis recuerdos tienen algo en común con el cuento. La instalación trata de eso: de la simultaneidad del bien y del mal…, las dos chimeneas son dos torres, dos volcanes gemelos; durante años parecen dormidos, y de repente salen humos … 
“La casa de las dos chimeneas”… para mí es una especie de monumento.” Pero una escultura no es una doctrina; construyendo la casa me llegaron muchos comentarios e interpretaciones: “Mira como Argentina emerge”, dijo uno, “Cómo se hunde”, dijo otro. La vecina me dijo: la casa es la familia, las chimeneas son los padres que protegen a los hijos...”, o ¿son Caín y Abel?, que también salieron de un mismo cuerpo. Lo bonito es que deja espacio para inventar historias en torno a la casa. Lo que pasa es que una obra, con el tiempo, va a vivir su propia vida, que me parece muy bien, pero hay que dejarla vivir dignamente.” Y hay que recordar también que la propiedad intelectual de la obra es para siempre del autor, por lo que el abandono y mal estado de la obra perjudica la trayectoria del artista. ¿Tenés algún plan que permita restaurar la escultura sin que te hagas presente en el lugar?, teniendo en cuenta la crítica situación financiera que atraviesa la Municipalidad de Santa Rosa “Hace poco, por curiosidad, busqué la casa en Google Earth, y el street view me permitió verla en varios ángulos. Me tranquilizó el estado de la construcción, que no es de sorprender porque es casi macizo, pero no queda ninguna de las tejas de pizarra en el techo, ni las lozas que taparon las chimeneas. Creo que tiene una fácil solución y de bajo presupuesto. La situación económica actual de Santa Rosa, quizás, no favorece restauraciones costosas, pero lo que propongo es sencillo. El tejado original era de lozas de pizarra. Ninguna ha sobrevivido a la intemperie. Tomando en cuenta la vulnerabilidad de estas lozas, propongo que no se reemplacen. Curiosamente las líneas que forman los pegotes de cemento sugieren un tejado por si mismos. Por eso, creo que rellenando los espacios entre los pegotes, pero no del todo, se mantienen estas líneas, y así serán más resistentes a cualquier daño, y será más fácil de pintar el tejado con pintura de hormigón color gris. Las lozas de las chimeneas han desaparecido. Se reemplazan, y se refuerzan con un ancla de hierro metido en el centro del hormigón de cada chimenea. La placa de la autoría ha desaparecido. Reponer la loza o placa metálica grabada con el texto original: La casa de las dos chimeneas - Ernst Kraft - 2010 ¿A quienes se podría recurrir para darle viabilidad al proyecto? Creo que la iniciativa la debe tomar la Municipalidad, cultura y urbanismo, con la supervisión del Museo Provincial de Artes, por parte de quien se realizó la obra entonces. Mientras yo estoy pendiente para cualquier imprevisto. Siempre estoy trabajando en proyectos, es como un jardín: siembro y planto plantas, pero no me olvido de lo que he plantado antes... En México hice hace 10 años un laberinto, y en su centro un nogal; me llena de ilusión verlo ya crecido, dando sombra sobre los caminos. Es así como me llenó ver la Casa en el Google street, y si pudiera ser restaurado sería gratificante para el público y el autor. 
¿En qué estás trabajando ahora? En este momento estoy trabajando un nuevo cuento; no es el primero, pero éste es muy peculiar por su tema y por lo poco ortodoxo. El título no puedo desvelarlo todavía pero se trata de una fábula que narra los horrores que han vivido los animales protagonistas del cuento, en guerras, campos de trabajos forzosos, dictaduras, como soldados níños, tráfico de esclavas, genocidio o adopción inmoral, y que se unen en busca de justicia. Tiempos emocionantes por delante … 
Viviana Cavalié, Telon Pampeano, Santa Rosa / Argentina,2016 


2016
World Artists and their Story, 18 -Ernst Kraft by Walter van Teeffelen.
The Dutch artist Ernst Kraft works in Spain. He has studios in the center of Malaga and Mijas Pueblo. He makes a lot of spatial work: installations, sculptures and buildings, including labyrinths. When I ask him about his central theme, he says that it is hard for him to stay within the lines, to adhere to the demand. “Is there a central theme in my work? Should there be one? Is there a leitmotif that relates all my works to each other? I rather think there is a kind of counterpoint: several melodies are being played simultaneously. Interests, fascinations, obsessions come and go and nearly always return.” Jacob’s Ladder Two years ago he made an installation of a ladder – suspended by nylon thread – with plexiglass stairs and elevations. “Is that a central theme? I was given carte blanche for an installation in a given space, and knew immediately: this will be a ladder, nothing else and nothing more. Later I remembered that I had made paintings several years earlier of Jacob’s ladder, when I was still in the Netherlands. Like this there are many fascinations that come and go, another one is labyrinths.” Ernst Kraft is not accustomed to give intellectual interpretation of his work. “I usually limit myself to a few technical details, such as the labyrinth in Passau, consisting of 26 tons of cobblestones. That matter-of-fact communication appeals more to the imagination than an explanation of the mystical interpretations of the labyrinth or the Jacob’s ladder phenomenon.” Neither is it easy to designate a key work. Ernst Kraft: “Although Hermetism intrigues me and is a subject for me and maybe even part of my character, my work is not hermetic. It is visible and open from different angles. There is always a space which is not filled, not painted, not said. That space between the lines fascinates me. Everyone is free to fill that space, leave it empty or even deny it Perhaps that space is a theme in my work, but I do not really think about it.” Digging and building As a child Ernst didn’t ‘play’ so much. “I was always working … only later I realized that precisely this was my game. What I loved as a child, physical labor, I actually still love: digging and building. The process gives me peace of mind, not the resulting work. When an artwork nears completion, automatically the unrest comes again, which drove me to the just completed.” Ernst Kraft comes from an intellectual environment. “But I saw this seldom as a challenge, I took it for granted, not really mine at the same time, or at least an end in itself. I started to study philosophy at the university, a love still from home, and wanted to write, a sort of logical continuation of my education, but no, it wasn’t in my nature. Only in the arts, and especially when I expanded my horizons with installations, scupltures and buildings, I could do whatever I wanted: build, make things.” He traveled for five years in North and South America, and when he returned to the Netherlands he was 24 and he was unable to give a good shape to what he had experienced in those years. Kraft: “Unrest and half and full coincidences have given me training in the studio of the Amsterdam artist Jacques von Pell. I cannot say that from that moment I was an ‘artist’. I only know that art begins with the desire, the need to shape and learn to look and see with astonishment, from various angles and possibilities.” The tree of life “At first I wanted to ‘tell’, which is not strange for someone who has experienced a lot. I quickly dispensed with it since the need disappeared. I made a drawing or a painting, a sculpture or installation, and when I look back, they often took a life of their own, which I like to see. An image that will create its own stories. An image that creates a new image in the space which is left free by the creator.” “I like a clear line, a marked drawing, and I hate explanations. That’s why I like to work with symbols, standing out in contrast, dramatic in pose or movement, an abstract point of view.” A year ago he made a sculpture ‘The Tree of Life’ in the Botanic Garden of Malaga. “It is an archetypal symbol, an icon that is more than three thousand years old, conducted in three iron bars of five meters long and no more than twelve millimeter thick. Lightly swaying on each oscillation, the silhouette stands out in accordance with the lighting of the moment. Seen against the sky the drawing is immoveble as a manifesto. But it lectures nobody, is not pedantic, it is an image that leaves the air as it is and the park as it is.” The house with the two chimneys Five years ago he made a structure in the sculpture park of Santa Rosa, Argentina. It was the house with the two chimneys. “The idea actually came from ‘The house with the Two Chimneys’ where Stevenson wrote his Dr. Jekyll and Mr. Hyde, a remarkable coincidence, full of symbolism. The ‘sculpture’ consisted of the roof with the two aforementioned chimneys, obliquely rising from, or sinking into het ground. Some thought it was obvious that the house was erected, others sincerely believed that the house sank into the ground. While the construction was underway an elderly neighbour came to give her interpretation, she saw the house as the family, the chimney the parents … and since that time she was happy with the work, where she looked upon exactly from the livingroom, and found it was a privilege that it was made just over there. She made it, as it were, her own sculpture.
Another person remarked in passing, growling: see how our Argentina is sinking into the swamp … and I heard as well how the country rose out of ashes …. The installation where we talked about in the beginning, the installation titled ‘Between here and there’, an installation whith plexiglas stairs hanging on a nylon thread raises the same question. “Up or down? Does that matter? Much more important seems to me the speculations which were different every time because each air stream brought the ‘ladder’ in a swaying movement, and also each stair and the next one. That is clear, manifest, deep and at the same time quite volatile. That’s not of a part of my artistic philosophy. A philosophy you don’t have. Having is too static, like a doctrine.” Ein labyrinth ist auch toll Ernst Kraft doesn’t have a contemplative mind. This interview is an exception to the rule. Ernst Kraft: “It is not my habit to dissect my work, to explain it, I have no missionary zeal. I do not want to feel compelled to test new work to a pre-formulated idea. I particularly like constructing, but the structure also builds on itself, corrects and suggests. The artist creates an image, and recreates himself.” He received a reassuring comment when his Labyrinth in the Ortspitze of Passau neared completion. “In the afternoon at four o’clock the boys and girls of the nearby boarding school often came to ‘help’ me. I lent them work gloves, a shovel and wheelbarrow, and that was always fun. The day before the opening one of them asked if they still could play football over there. When I did not answer immediately, he thought that his question might have caused ‘sadness’ to me, or disappointed me, because he said, without further waiting for an answer: ‘well, ein Labyrinth is auch toll’…’ And so it is.”
Walter van Teeffelen, World Artists and their Story, 18 - 19th. March 2016. Published in Internet Magazine IF THEN IS NOW, Marbella Marbella Website and Kosta Nieuws - Lees artikel in Nederlandse versie



2013
Símbolo desnudo
Aunque Ernst Kraft no niega que su formación es ante todo pictórica, al lo largo de su dilatada carrera ha abordado la instalación, el ‘land art’ y el arte ambiental. Buena prueba de ello es la escalera de metacrilato que ocupa la Sala barbadillo, una muy estimable intervención espacial que evidencia cómo el artista holandés, haciendo uso de una economía de medios fabulosa, solventa la ocupación de un espacio complejo. La etérea estructura se ajusta a la planta angosta de la sala, situándose frente a la puerta de entrada. Esta ubicación no es gratuita, ya que el translúcido y reflectante material transforma y deviene fluctuante ante las cambiantes condiciones lumínicas que ofrece el espacio expositivo, en la expedita y luminosa explanada del CAC Málaga.
Este matiz multiplica las posibilidades de la pieza, que suma a lo simbólico y conceptual aspectos fenomenológico-perceptivos, va que la escalera ‘reacciona’ ante nuestra presencia, pudiendo incluso moverse dada su levedad, mientras que nosotros, con nuestro movimiento vamos experimentando sensaciones cambiantes, y experimentándonos de modo distinto al reflejarnos difumados y fragmentados – casi que como espectros – gracias a nuestra posición y las condiciones ambientales. La escalera, cuyo origen proviene de la iconografía que el sueño de Jacob (Génesis 28: 12-14) ha cosechado en la historia del arte, especialmente en la pintura de José de Ribera fechada en 1639, se convierte en metáfora de nuestros sueños y aspiraciones – George Bataille señaló como el Hombre ha estado impelido a la ascensión y lo elevado como ideales éticos, morales e incluso evolutivos, como atestigua nuestra naturaleza bípeda y vertical. Al margen de su evidente sentido como vía que comunica dos ámbitos separados, al lo cual alude el título, la escalera adquiere un flexible simbolismo y se halla en su ‘desnudez’ presta a que nosotros procedamos a connotarla y significarla. Al proyectarnos en ella pasa a ser ambiguo símbolo de nuestros sueños y fracasos, de nuestra esperanzas y miedos, - ascender y crecer frente a lo peligroso de nuestro pasos en el frágil material- , Y quizás, también, símbolo de nuestro incierto futuro.  
Juan Francisco Rueda, Crítico de arte, Diario Sur Cultura, sábado 24 de agosto 2013.


2013
La subida a Ítaca de Ernst Kraft
'Entre el aquí y el allá' es el título de la instalación del autor, que defiende el simbolismo de los peldaños como un «viaje vital»
El artista holandés ilustra la metáfora en la sala Barbadillo a través de una escalera «La escalera es como un viaje. Y, como todos los viajes, lo que simboliza es la vida». Son las palabras de Ernst Kraft, artista plástico holandés que en el año 1989 estableció su taller en Málaga. Su nueva creación no es solo una escalera, va -nunca mejor dicho- más allá. La instalación es la excusa para exponer el significado que conlleva intrínsecamente. 'Entre el aquí y el allá' incita a subir. Es transparente y al mismo tiempo refleja a todo aquel que se sitúe delante de ella, así como los edificios ubicados en frente de la sala Manuel Barbadillo, lugar donde está expuesta hasta el día veintisiete de agosto. Hecha por él mismo -«y montada con la ayuda de dos amigos»-, la escalera está construida solamente a base de metacrilato y colgada al techo de la sala con hilos de nylon. Una proyección junto a la instalación pretende ayudar al observador a comprehender y asimilar el significado de la obra. «Creo que casi todo el mundo lo entenderá, pero aún así me gusta dejar pistas», dice Kraft. «En el momento en el que pones una escalera, estableces un 'arriba' y un 'abajo', o lo que es lo mismo: el sueño que tenemos de subir y el miedo que tenemos a bajar», explica el autor, que se inspira en parte de la simbología bíblica, aunque confiesa no ser «muy religioso». El artista sitúa «la vida cotidiana» en el 'abajo', mientras que arriba se alzaría «el fin, el último viaje». Pero, lejos de parecer pesimista, Kraft contempla lo que hay más allá del último escalón adoptando el rol de un Kavafis del siglo XXI, por lo que invita a disfrutar de cada uno de los peldaños vitales. Más allá del techo Tres metros y veintidós centímetros de altura y catorce peldaños de treinta centímetros cada uno se alzan hacia un más allá que parece querer atravesar el techo de la sala. El montaje, que según Paco Jurado -presidente de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga(APLAMA)- ha sido «muy duro» ha conllevado tres días de trabajo. El concepto del 'viaje' es un denominador común en muchas otras instalaciones del autor holandés. 'El laberinto de piedra' -expuesto en Ortspitze, Alemania-, 'El laberinto transparente' -montado en la Casa de la Cultura de las Lagunas, en Mijas- y 'El laberinto de León' -en Guanajuato, México- son ejemplos de obras que comparten el significado con 'Entre el aquí y el allá', pero que sustituyen la escalera por un laberinto en el que no es necesario subir, pero sí caminar. En cuanto al material, Ernst Kraft alega que el uso de metracrilato se debe a una «razón conceptual». «Quería que fuera completamente transparente para que se reflejara la luz y también cualquier persona», explica el artista, que confiesa en la carta de presentación de la obra -colocada en la pared de la sala- que la escalera, como concepto y figura, ha sido algo que siempre le ha apasionado. «No hay metáfora más potente que la escalera para expresar el deseo de ir al cielo, o el miedo de bajar al inframundo», se puede leer en la hoja. De esta manera, Kraft hace distinción entre el prometedor y misterioso desván del oscuro y tenebroso sótano. Si algo se puede presenciar en esta sala del Soho es la expresión de una idea de altura a través de una metáfora materializada en transparente metacrilato.
Isabel Bellido - Diario Sur 20 08 2013



2013
Entre el aquí y el allá (La escalera transparente)
Nada hay más misterioso. El mundo llama del otro lado, despertando nuestra imaginación que empieza a construir muros con sombras, cielos inalcanzables, ilusiones de protección, temores y dudas acerca de nuestras más sólidas atalayas. Así todo un pasado viene a nosotros, abriendo nuestra memoria. ¿dónde queremos estar? ¿dentro o fuera? ¿arriba o abajo?. Parece que estar dentro es recogerse uno mismo, condensarse, estar en la intimidad. Parece que estar fuera es exponerse, desparramarse. El ser o el no ser. El consejo filosófico de entrar en uno mismo para situarse en la existencia nos lleva a preguntarnos: ¿a qué “fuera” podríamos huir? ¿en qué “dentro” podríamos refugiarnos? La puerta, como la escalera, es todo un mundo de la vacilación: salir o entrar, subir o bajar. El umbral donde se acumulan las dudas, los deseos y las tentaciones.Una puerta abierta nos invita a traspasar el umbral, pero una puerta cerrada…¿la abrimos?. Nuestro ser quiere manifestarse y quiere ocultarse a la vez. Somos ambiguos como la puerta entreabierta. Somos seres entreabiertos, dicen los filósofos. Encerrados en nuestro ser, necesitamos salir de él. Y apenas fuera, ya queremos volver. En paralelo con la idea de la puerta, y sin olvidarla, Ernst Kraft nos invita a un viaje por la escalera de Jacob. Nos muestra una escalera soñada y silenciosa, como soñados y silenciosos son los seres que las suben y las bajan. Dante nos habló de las escaleras que conducen a los diferentes círculos del infierno, como símbolos del cambio, de transformación de los que allí habitan. Pero las escaleras de bajada al inframundo… no se suben. Kraft nos muestra una escalera de subida, recta. No es la escalera de caracol serpenteante y siniestra que pintó Rembrandt en su cuadro “el filósofo en meditación”. Es una escalera transparente y ligera, como la ascensión al cielo, donde podemos volar y llegar hasta las nubes, en marcha leve, como leves son los peldaños de su escalera. Unos peldaños cambiantes, portadores de todos los reflejos, con sus luces y sus sombras, como nuestros sueños. La vida espiritual desea crecer, elevarse. Durante el sueño subimos o bajamos sin cesar. Soñar cayendo y soñar subiendo. Y conectamos con el mundo mágico, donde aparece siempre un dintel por donde pasar, una puerta que ha de abrirse, unas aguas que hay que sobrevolar, unas escaleras entre la luz y la oscuridad. La vida y la muerte. Momentos de trascendencia. La escalera del desván… se sube- Tiene el signo de la ascensión hacia la claridad, la soledad más tranquila. La escalera del sótano… se baja. Hacia la oscuridad y lo oculto. Un piso más, un segundo piso, un tercero… y los sueños se confunden, evocando recuerdos y recorriendo laberintos, espacios de soledades. No se tiene memoria de los sueños, aunque algunos se recuerden. Son rescate y aparición de lo oculto, de lo perdido. El fenómeno del sueño lo es de una ocultación. De estar presente o de estar ausente. El hombre cuando sueña no está en la realidad. El cuerpo cede a la gravedad, pero no está presente. Está lejos, en otra parte. En un mundo inmenso. No está “aquí”, sino en un “ahí”, en un “ahí” que es también un “allá”. Ahí como cuerpo; allá como persona. Ausente de sí mismo y en ninguna parte presente. Y al caer bajo la oscuridad del sueño, se produce un corte en el tiempo, un tiempo que ha transcurrido y que no cuenta. Y cuando despiertas es ya ahora y lo que acabas de vivir es ya pasado. Y al final el despertar es cosa de un instante. Nos sentimos despertados, “sacados de”, y volvemos a entrar en escena. Si la vida es sueño, es sueño que acaba en un despertar. En los sueños se nos revela algo de nosotros mismos. El extrañamiento que sentimos puede ser la imagen de la muerte, y sin embargo, el soñar es la esencia misma de la vida, porque el hombre la está viviendo. No es sólo rememorar, sino explorar, otear, retroceder, hundirse. Vamos a una situación reveladora, nos despojamos de nuestra personalidad, de nuestra máscara. Abandonamos nuestras circunstancias y a la vez nos sentimos abandonados. Cerrar los ojos es un acto de total confianza, de entrega, de fe. De ahí el insomnio engendrado por la inquietud, por la desconfianza. El sueño nos deja como solemos estar, solos, como lo estamos en el pensamiento. Es un viaje mágico en el que el viajero anda a la vez preso y errante, en un lugar desconocido al que ha llegado por error. Y fluye, y sube y baja en silencio, en ese silencio en el que se oyen los pasos ahogados y deja el espacio detrás de o ¿es el espacio el que retrocede? Un enigma a descifrar.  Así que necesitamos un camino, una escalera para no sentirnos errantes. Unos escalones que separan lo alto y lo bajo, el bien y el mal, la claridad y la sombra. Y allá arriba, cuando la mirada se precipita hacia el vacío y tendemos la mano hacia arriba, fundiendo virtualmente la cima y el abismo, mientras tierra y cielo se separan. Así el artista nos ofrece la visión de un fragmento de la escala cósmica. Una escalera de subida, hacia un lugar que permite ser abierto, para encontrar otros caminos ocultos, quizás en la oscuridad. Escalón tras escalón. La escalera hacia nuestro personal desván imaginario….¿la subimos? Nada hay más misterioso.
Charo Carrera,  Introducción del catalogo, Málaga 01 agosto 2013



2012
Un laberinto para unir dos ciudades
La instalación está ubicada en la península de Ortspitze (entre el Danubio, el Inn y el Ilz) y es visible desde Google Earth La obra de Ernst Kraft cumple cinco años como símbolo del hermanamiento entre Málaga y Passau Iba caminando por Passau, en Alemania, y de repente lo vio claro. El lugar y el trazado de la obra. El emplazamiento sería la península Ortspitze, entre el Danubio, el Inn y el Ilz. La pieza sería un laberinto dibujado en el suelo. Era el germen de 'El laberinto de piedra', la instalación de Ernst Kraft que la Universidad de Málaga regaló a Passau por el vigésimo aniversario del hermanamiento entre ambas ciudades. Han pasado cinco años desde entonces. Un doble aniversario que además ha coincidido con un acontecimiento curioso, pero al que Kraft (Bloemendaal, Países Bajos, 1952) concede una notable carga simbólica. «Hace un par de semanas, buscando imágenes en Google Earth, me di cuenta de que la instalación aparecía en las imágenes por satélite. Entonces me recordó a las líneas de Nazca, en Perú, que solo pueden apreciarse desde el espacio. Fue un hecho que me emocionó mucho porque le concedía al proyecto una nueva dimensión», reflexiona el artista afincado en Málaga desde 1989.«Realicé los cálculos en mi taller, ayudándome de las imágenes de Google Maps y cuando aprecié que la instalación era visible desde el espacio me pareció muy sugerente. Es muy extraño para un artista ver una obra suya desde el espacio», añade el creador, miembro de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga, fundador del colectivo Málaga.on y coordinador del proyecto internacional de creación colectiva DIN A4. Kraft ha participado además en iniciativas como el Proyecto Ejemplares, promovido por el Ayuntamiento de Málaga y que favoreció diversos intercambios en ciudades europeas de artistas nacidos o afincados en Málaga. «Para un creador es muy importante salir fuera, nutrirse de lo que hacen en otras ciudades, observar otras culturas y otras formas de vida para asimilarlas y crecer no sólo como artista, sino también como persona», añade Kraft, que antes de recalar en Málaga viajó durante cinco años por varios países de América del Norte y del Sur. Un espíritu nómada que Ernst Kraft ha trasladado a su obra. En especial, a su faceta como autor de instalaciones. Una de las más recientes lleva por título 'La casa de las dos chimeneas' y está ubicada en Santa Rosa (Argentina). «Es una construcción-instalación inclinada que emerge del subsuelo y de la que solo se ve el techo y dos chimeneas. También puede apreciarse desde Google Earth, pero no de forma tan nítida con en el caso de la obra de Passau», acota Kraft. El autor se detiene un poco más en la génesis de la obra. «Realicé los cálculos en el taller, guiándome de los planos y de mapas a través de Internet. La ciudad de Passau donó 26 toneladas de bloques de granito cortados a mano. Eran antiguos adoquines que formaban el suelo de la ciudad y que ahora componen la instalación. De esa forma, la historia de Passau está presente en una obra que sirve como puente entre dos ciudades, en este caso, Passau y Málaga», añade el artista.

Para Kraft, el laberinto es un asunto recurrente en su obra. «Se trata de un elemento que me fascina desde hace muchos años, porque combina una parte lúdica con otra mucho más profunda, casi mística. De una parte, perderse en un laberinto puede plantearse como algo divertido, incluso como un juego, pero esa figura también ofrece la imagen de un creador que es el único que conoce la salida y de alguien perdido a merced de ese laberinto». Integrado en la naturaleza Kraft ha instalado sus laberintos desde México hasta Mijas, pasando por la pieza de Passau que, para él, «tiene una magia especial». Lo explica: «Los bloques de granito está situados en un parque donde el césped crece de forma natural, lo hace muy rápido y en pocos meses, consigue tapar los adoquines de forma lenta pero inexorable, hasta que se corta. Es una especie de desaparición que me resulta muy interesante. Cómo el arte convive con la Naturaleza, que al final acaba devorando el arte, integrándolo hasta que la obra se funde, de manera literal, con el paisaje». Una experiencia que lleva a Ernst Kraft ha sentir una «especial debilidad» por este tipo de proyectos artísticos: «Una pintura, cuando se vende, casi deja de existir para su autor. Se queda en una casa o una oficina y ya está. Pero una instalación al aire libre tiene vida propia». 
Antonio Javier López - Diario Sur / Cultura / 01-09-2012 (At left the same article in Sur in English)




2012
Dario meets Ernst Kraft
I first encountered the works of Dutch artist Ernst Kraft at the Exhibition Room of the University of Malaga in 2001 and I must confess that his paintings “Work on Paper” left me confused, as I could not understand what they were saying, nor the medium he was using, which turned out to be a mix med/paper. Ernst is tall, slim and wiry built, with a polite rather shy personality, with the discernable style of a person of an intellectual disposition. We later met again quite accidentally at the Hotel Tamisa Golf and gradually I began to learn of his extraordinary life and work around the world as well as his two studios in Mijas Pueblo and Malaga. Born in Bloemendaal in 1952, Ernst has lived on the Costa del Sol for over 20 years, mainly in Malaga and Mijas Pueblo. Between 1976 and 1980 he had his Art training in the studio of painter Jacques von Pell in Amsterdam. From 1980 until 1989 he had his own studio in the Centre of Amsterdam at the canal Brouwersgracht and before that between 1971 and 1976 he travelled throughout North and South America. His work on canvas, paper or other support belongs firstly to the abstract fields of contemporary art. Occasionally he works in graphical design, photography and commissions. He exhibits his work internationally in galleries, exhibition rooms and fairs of contemporary art and has made sculptures and installations on both side of the Atlantic (Member of APLAMA, Association of Plastical Artists of Malaga, Honorary member of the Cultural Association “Terra Dell´Arte”, Italy. Member of the Iniciative L5, Holland, director of the international Project Din A4 and co-founder of the Asociación Malaga.  Ernst’s work is highly regarded in the art world and has many commendations from prestigious centers of contemporary art, too many to publish in this article “… his participation in this fourth Biennale (the Biennale of Contemporary Art of Florence, Cittá di Firenze.) consisted in the show of one triptych, named after Benjamin Britten’s “War Requiem”. The triptych with large dimensions, build up with one central panel and two side panels, shows a twisted landscape of abstract forms. In its composition the side panels with their strong black drawings, seem to guard, like apocalyptical horsemen, the main work. “…a work of gestural expressionism, in which the colour, and the texture are the clear protagonists, using acrylics, resins and tar (alquitrán), which are extended in heavy brush strokes over a double woven canvas…”. Federico del Cerro wrote: “He makes abstract paintings that reframe the shifting memories of late twentieth century Spanish abstract painting…” I asked Ernst what drives his artistic creatively and his future ambitions? He replied. “Writing about art, not even about my own work, is really not up to me. I rather dirty my hands with paint than with words, which doesn’t mean I can’t be reflective every now and then… For the visual artists too many reflections, too many words, they harm the intention, the drive… there is the danger that you start working according to what has been said, or even according to what you have said yourself, instead of making the works that should be the source of the writing.” (…)
By Dario Poli – Key Features – Mijas


2011 
Los orígenes de un mundo sin tiempo
Pinceladas de intenso color rojo se enfrentan al avance de oscuros trazos en la lucha por el protagonismo que las 26 obras del artista holandés Ernst Kraft desempeñan en la pequeña sala de exposiciones del Archivo Municipal. Una pugna que toma el papel y en lienzo como principales escenarios, donde el blanco se alza como mediador de los fuertes adversarios.Esta muestra, englobada bajo el título 'Entre líneas' podrá ser visitada hasta el próximo 6 de noviembre, según ha revelado el autor este miércoles durante la inauguración a la que ha acudido el concejal de Cultura, Damián Caneda. Kraft ha reflejado una vez más su preferencia por la abstracción dramática, con la que juega no sólo mediante la pintura, sino también con varias esculturas de planchas metálicas deformadas y oxidadas. Para la historiadora del Arte Bernardina Roselló David la obra del pintor holandés afincado en Málaga desde la década de los ochenta intenta reflejar los orígenes de un mundo sin tiempo, donde está todo por hacer y aún "habitan los dioses". La exposición estará abierta al público de lunes a viernes en horario de mañana y tarde y únicamente en horario de mañanana sábados, domingos y festivos. 
Lidia Revello de Toro - Diario El Mundo / Cultura 06/10/2011


2011
El Archivo Municipal exhibe una muestra antológica de Ernst Kraft
La sede de la Alameda Principal recoge 26 obras representativas del artista de origen holandés y residente en Málaga El Archivo Municipal, en la Alameda Principal, acogió ayer la inauguración de la exposición Ernst Kraft. Entre líneas, una muestra compuesta por 26 obras del autor holandés afincado en Málaga. La exposición muestra una selección de obras de uno de los fundadores de DIN-A4. Esta selección recoge obras que van del dibujo a diversas técnicas mixtas sobre lienzo, más varias esculturas de este artista abstracto. Podrá visitarse en la sala de exposiciones del Archivo Municipal hasta el próximo 6 de noviembre.Según la historiadora del arte Bernardina Roselló David, "todo el trabajo del autor refleja una naturaleza inviolada, primera e inexplicada, tal y como ha sido creada. Un universo donde no habita el logos, sino el mito y que, junto con la poesía y la imaginación, rodea su obra intentando reflejar los orígenes de un mundo sin tiempo, donde está todo por hacer y aún habitan los dioses". El horario para poder visitar esta muestra es de lunes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 17.00 a 20.00. Sábados, domingos y festivos, de 11:00 a 14:00. Nacido en Bloemendaal (Países Bajos) en 1952, Ernst Kraft vivió una alargada estancia en países del norte y sur de América entre 1970 y 1975. A partir de este año, obtuvo su formación en el taller del pintor Jacques von Pell en Ámsterdam, y a continuación abrió su propio taller en la misma ciudad. A finales de la década de los 80 estableció su taller en Málaga, y celebró su primera exposición en la ciudad en la entrañable galería Terral. Su trayectoria profesional incluye períodos figurativos expresionistas, pero hay que hacer constar que prevalece su vocación por la abstracción dramática. Su obra se complementa con otras perspectivas, como objetos, esculturas, e instalaciones/construcciones en espacios públicoss como El laberinto de la Fundación Alzheimer en León, México; El laberinto de piedras en el parque Der Ortspitze, en la ciudad de Passau, (Alemania) con ocasión del 20 aniversario del hermanamiento con Málaga, o La casa de las dos chimeneas, realizada en el parque escultórico de la ciudad de Santa Rosa, Argentina, en octubre 2010. 
R. C. / Diario Malaga Hoy 06 11 2011


2011
Entre el mito y el logos
Ernst Kraft, en referencia a su instalación la Casa de las dos chimeneas realizada en Santa Rosa, la Pampa, Argentina el año pasado, escribe: 'la idea se basa en la dualidad del ser humano, de la vida, la doble cara de la moneda, el bien y el mal, la valentía y la cobardía, la vida y la muerte...' La instalación es una metáfora del desdoblamiento esencial de todo ser vivo, de esa antagonía perpetua que afecta tajantemente al yo. Este concepto proyectado en sus estructuras, lo vemos reflejado también en su obra pictórica y en sus objetos esculturas.esta lucha parece no tener un vencedor definido, si tiene un peso mayor la afirmación y la verdad que la negación y la mentira. Realmente hay un destello de esperanza en el conjunto de su obra que se muestra a través del carácter primigenio que exhibe. Todo su trabajo refleja una naturaleza inviolada, primera e inexplicada, tal y como ha sido creada. Universo donde no habita el logos sino el mito y que, junto con la poesía y la imaginación, rodea su obra intentando reflejar los orígenes de un mundo sin tiempo, donde está todo por hacer y aún habitan dioses. No hay nostalgia de lo sagrado, los dioses no han huido, porque como dice Jorge Santayana: 'Cuando los dioses se van, dejan siempre detrás fantasmas' Hay dioses todavía en sus paisajes casi volcánicos, donde los tonos claros, impulsores y reveladores de lo oculto, están rodeados por rojos intensos y fuertes pinceladas negras. Pero también están en aquellos donde el blanco invade poco a poco el espacio pictórico relegando a un extremo el color más oscuro. El gesto pictórico, la recreación virtuosista de la materia y la textura del cuadro contribuyen a que sus obras tengan el movimiento innato del comienzo. En sus abstractas y elementales esculturas los volúmenes opuestos y las superficies trabajadas nos vuelven a acercar a la sencillez primera. Es el movimiento el que construye los espacios geométricos. La dualidad cromática del blanco y negro emerge en la composición de sus dibujos, donde unas veces el expresivo negro domina el espacio y otras se ciñe solo a una pequeña parte central de la superficie del papel. Siempre vivimos en un mundo ya explicado de alguna forma por los anteriores, el de Ernst Kraft rememora lo perdido para fundar de nuevo las esperanzas. La fantasía. La intuición, la poesía y el mito siguen y seguirán rodeando al hombre con su necesario y benéfico abrazo.
Bernardina Roselló David, texto Catálogo Entre líneas, exposición en el Archivo Municipal, publicado por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga.




2010 
Ernst Kraft, visita internacional (Título en portada)
Buscar el concepto
Ernst Kraft, artista holandés radicado en Málaga, estará en Santa Rosa y presentará la muestra "La Casa de las Dos Chimeneas" y el proyecto DIN A4. "Prefiero que mis neuronas fluyen directamente al lienzo, sin ninguna interferencia intelectual", afirma. Rosa Audisio* Ernst Kraft nació en Bloemendaal, Holanda, en 1952; y reside actualmente en Málaga, España desde 1989. Sus obras han sido expuestas en galerías, museos, salas de exposiciones y ferias internacionales de arte contemporáneo. Realiza instalaciones en varios sitios, como México, España y Alemania. Su obra sobre lienzo, papel u otro soporte, se mueve principalmente en el ámbito abstracto del arte contemporáneo. Trabaja en el diseño gráfico y la fotografía, además ha publicado un cuento infantil, "Paco Pulpito". En octubre, Kraft visitará La Pampa. Además de presentar el proyecto DIN A4 en el Museo de Artes, tiene planeado realizar una instalación en la ciudad de Santa Rosa como él mismo señaló durante la entrevista. Dos hechos, de relevancia artística internacional, que forman parte de proyectos independientes de calidad que aportan a los pampeanos un crecimiento cultural gratificante.
-En principio, me gustaría saber como te autodefinís. -Artista plástico, que se mueve en los ámbitos de la pintura, escultura, instalaciones y video creación. -Quisiera conocer tu definición sobre "Arte". -El arte es dar contenido y dar forma a lo no escrito, a lo que se imagina en el espacio blanco entre las palabras y las líneas, es dar forma al silencio entre las sílabas pronunciadas. Es trazar las líneas que surgen de lo no dibujado, como hicieron nuestros antepasados en las cuevas. Las obras de arte son el reflejo de este proceso. -¿Cómo es un día de tu rutina diaria?  -Trabajo todos los días, hasta en mis sueños, no es por decir, es que en mis sueños, fuera de los sueños aparentemente triviales, no sólo me llegan ideas y posibles soluciones de problemas sobre cómo realizar mis proyectos, los sueños también me facilitan nuevos ángulos de pensar. La creación posee mucha adrenalina, es eufórica y temerosa, como la escalinata, ¡no se mira atrás! Es que da vértigo. Mi horario es disciplinado, aunque variable, me cuesta despedirme de mi trabajo, tengo la tendencia de seguir hasta tumbarme, y me despierta la urgencia de seguir. Me cuesta descansar. Mi relación con el trabajo es casi anoréxica, a menudo me quita el apetito, y tengo que forzarme a comer. Mi trabajo es veloz, siempre, como si fuera un perseguido, hago cada pincelada de golpe, como un manifiesto. Es que cada obra es una exclamación, por bueno o malo que sea, es un grito.
-¿En qué estas trabajando en este momento? -Quizás soy un poco monomaniático, así que últimamente estoy pintando las ideas y las abstracciones, que me vienen acerca de mi futura instalación en Santa Rosa, que se titula "La Casa de las dos chimeneas". Me cuesta pensar en otra cosa. Me sirve, sobre todo, para adentrarme de fondo en el tema. Este tema es la casa del escritor Stevenson, lugar
donde escribió "Dr. Jackel y Mr. Hyde", su casa se apodaba así. Una metáfora tremenda, una casa con dos escapes, aunque siendo una unidad inseparable, igual que sus protagonistas que son una misma persona…  -Con tu trabajo terminado, ¿hay una mirada crítica de algún familiar, amigo? -Al terminar una obra, ésta ya puede pasar a las miradas que vengan. Las críticas o elogios que genera, pueden ser un alivio momentáneo, pero si el reencuentro con mi obra no me convence, entonces no ayuda nadie, ninguna opinión es válida… y empieza el frenesí de salvarla o destruirla. La crítica está dirigida al público, no al artista. -¿Analizas a posteriori tu obra?  -No analizo mis obras, eso no lo considero parte de mi trabajo. Pensarlo antes es otra cosa, adentrarme en un tema, pero una vez en camino los procesos son intuitivos. Pintar no me impide pensar, sin embargo creo que la fuerza del arte plástico es su aspecto manual o corporal, es un trabajo físico. Quizás por eso me atrae la abstracción, porque lo narrativo es demasiado labor mental, de la cabeza, prefiero que mis neuronas fluyan directamente al lienzo, sin ninguna interferencia intelectual. Eso no quiere decir que no vaya reflexionando, pues si, de vez en cuando, pero no sé si me sirve mucho. -Para vos, hacer una obra ¿es un trabajo? ¿Por qué? -Depende como definas la palabra "trabajo". He organizado mi vida en tal forma que crear es mi principal quehacer, pues es mi profesión. Trabajando, no me doy cuenta, ni me pongo la pregunta, si es trabajo o no, simplemente estoy haciendo mis cosas. -¿Crees que un artista es una persona sensible socialmente o no necesariamente? ¿Puede sólo tener sensibilidad artística? -Creo que es un mito. Conozco muchos artistas, hay mucha mítica, sobre todo acerca del aspecto metafísico y humanista de este gremio. A la gente le encantan estos mitos -y a los artistas también-. Si un artista es sensible socialmente, filosófico, místico o que sé yo, lo es por su propia condición, por méritos propios, no por definición. Sería demasiado fácil. -¿Un artista siempre tiene un proyecto a futuro? -Lo que a mí me ocurre es que casi siempre un proyecto, un trabajo, una obra, me guía automáticamente al siguiente. No necesito nada más del futuro, que me deje andar en pareja con mi horizonte.  -Te pido una pequeña síntesis del proyecto DIN A4 debido que en el mes de octubre podremos disfrutarlo en el Museo Provincial de Artes. -El Proyecto DIN A4, es un amor a primera vista. El concepto fue idea de mi amigo y colega artista holandés Pi Backus en el año 2000. El éxito y la sostenibilidad del proyecto -ya tiene diez años- surge de la sencillez del concepto -dos obras originales de cada artista sobre este formato específico que es el A4-, se ha generado una colección, un especie de museo atípico, que es como un corte transversal de lo que pasa en el mundo del arte contemporáneo.  Gracias al formato, la colección es fácil de almacenar y transportar. Desde hace un tiempo la colección tiene su sede definitiva en Málaga, la llevo adelante con Verónica Romero y un pequeño equipo. Se ha creado un limitado comité internacional, del cual también forma parte el artista de Santa Rosa, Raúl Fernández Olivi, curador de la exposición de esta muestra en el Museo de esa ciudad. El ayuntamiento de Málaga ha tomado cariño al proyecto y lo ve como un ejemplo de buena gestión cultural, que encaja en sus ambiciones de ser Capital Cultural Europea para el año 2016. Gracias al formato, y el bajo presupuesto económico que requiere, la colección crece como una bola de nieve. Por ejemplo, después de la convocatoria de Raúl Fernández Olivi han entrado más de cuarenta artistas argentinos a ésta colección. Mientras que al mismo tiempo siguen entrando artistas de sitios bastante exóticos como Azerbeidjan, Armenia o la India. -¿Te parecen importantes las nuevas tecnologías para su aplicación en tu quehacer artístico?  -Las nuevas tecnologías son tan importantes o triviales, como cualquier otra técnica. No es cuestión de facilismo… Hacer un video, por ejemplo, con todas las nuevas tecnologías que tengas, sin ideas, no resulta en nada. Así es con todo el material, de alta, baja, nueva, o antigua tecnología, el photo-shop, un complicado programa de manipulación virtual, o un sencillo carboncillo, lo que cuenta es siempre la mano que lo dirige. En el caso de la gestión de DIN A4, las nuevas tecnologías son claramente un instrumento práctico, y parte integral del desarrollo del proyecto, casi condición sine qua non. La realización de una exposición por ejemplo en Santa Rosa, y posiblemente el año que viene en Londres y en Lima (en colaboración con el artista peruano Juan Carlos Delgado), es casi imposible, sin el soporte y la velocidad de Internet y su medio de comunicación vía correo electrónico-e mail.  -¿Disfrutas del trabajo colectivo e interdisciplinario?  -Me gusta el trabajo interdisciplinario, que no es necesariamente colectivo. Tengo dos manos, ¿para qué usar exclusivamente la izquierda, o la derecha? Lo interdisciplinario es collage, no solamente en el sentido ya establecido, también en el sentido más amplio. Una videocreación pueda acompañar y complementar una muestra de dibujos o una lectura de poesía, tal como la música se puede emparejar a una instalación. Esta manera de trabajar es pan comido en la producción de cine, cada uno tiene su aportación, hasta que salga el producto final. Las redes de artistas son muy gratificantes y enriquecedoras para todos los implicados. Que conste, que el DIN A4, aparte de ser museo, y colección, también es una red muy fuerte entre artistas de todo el mundo.  -¿Un artista nace o se hace? -Las preguntas clásicas suelan tener en común que no tienen respuestas. El artista no nace ni se hace, se asoma, aparece, cuando llega su tiempo. Vincent Van Gogh tenía la ambición de ser reverendo protestante -como su padre-, pero salió un artista, pintando hasta el final. El gran James Ensor, belga, hijo de un náufrago escocés, siempre quiso ser pintor y lo consiguió, sin embargo no pintó nunca nada más a partir de su éxito.
Rosa Audiseo - Diario Arena (Santa Rosa / Argentina) Suplemento Cultural Caldenia - 26/09/2010


2010
Maler mit Labyrinth-Vorliebe
Vor drei Jahren hat Ernst Kraft das Steinlabyrinth an der Ortspitze geschaffen. Unter dem Titel 'Wohnort' stellt er derzeit Gemälde und Zeichnungen in der Passauer Produzentengallerie aus. Denn eigentlich sei er ja Maler, so Kraft anlässlich der Eröffnung seiner Ausstellung am Samstag. Und dennoch sind die ausgestellten Arbeiten seine 'Gedanken und Ideen grosser Installationen, die die driedimensionale Variante seiner Malerei darstellen'.Da sind beispielwesise die Kohlzeichnungen und mischtechniken zu Krafts 'Eisenlabyrinth', die als 'Studien und Abstraktionen der gleichnamigen, noch nicht realisierten Instalation', zu verstehen sind. 'Das Haus mit den zwei Schornsteinen', im stadtpark des Argentinischen Santa Rosa gewidmet. In Anlehung an die Novelle 'Dr. Jekyll and Mr. Hyde' wird das 'Haus als realer Wohnsitz zun Synonym der Zwiespältigkeit einer Person. Die beiden Schornsteine veranschaulichen die beiden Herzen, die in einer Brust schlagen'. Mit Ernst Kraft, der in 1952 in Bloemendaal/NL, geboren wurde und seit etwa 20 Jahre in der Nähe von Malaga lebt, stellt im unmittelbaren Anschluss an Veronica Romero wieder ein Spanischer Künstler aus. Hubert Huber, BBK-Vorsitzender und Produzentenmitglied, freute sich, zur Vernissage zahlreiche Gäste begrüssen zu können, darunter Rita Loher-Bronhold, die als Stervertretende Leiterin des Kulturamtes der Stadt Passau auch für Städtepartnerschaft mit Malaga zuständig ist. Stolz betonte Huber die Internationatlität der Ausstellung von Ernst Kraft, da im Zuge des Projektes in Argentinien mittels eines Videos auch auf Passau hingewiesen wurde. Er erwähnte zudem, dassderzeit mit Stefan Meisl, Anja Kutzki und Verena Schönhofer drei aktive Mitglieder der Produzentengallerie für drei Wochen in Malaga arbeiten und dennächts dort eine Ausstellung eröffnen.
Georgine Fisch, Passauer Neue Presse, 02 11 2010